miércoles, 11 de junio de 2008

HISTORIA DE LA RED JUVENIL INTERRELIGIOSA LATINOAMERICANA DE RELIGIONES POR LA PAZ

HISTORIA DE LA RED JUVENIL INTERRELIGIOSA LATINOAMERICANA DE RELIGIONES POR LA PAZ


Del 4 al 6 de noviembre de 2005, en Villa Carlos Paz, fue celebrada la Asamblea Juvenil Interreligiosa Latinoamericana, con participación de delegados de las organizaciones de jóvenes y estudiantes católicos, protestantes, evangélicos, judíos, musulmanes, baha'i e indígenas de la región. Como conclusión del encuentro, fue establecida la Red Juvenil Interreligiosa Latinoamericana (LAIYN), así como su Comité Coordinador, él cual celebró encuentros en el marco de Asamblea Mundial de la Juventud Religiosa por la Paz, realizada en Hiroshima y Kyoto, del 20 al 25 de agosto de 2006

Asamblea Juvenil Mundial de Religiones por la Paz
Hiroshima, Japón

Más de 400 lideres religiosos juveniles provenientes de seis continentes, se reunieron en la Asamblea Juvenil Mundial bajo el tema “Juventud religiosa: Confrontando la violencia y promoviendo la Seguridad Compartida”, del 21 al 25 de agosto de 2006 en Hiroshima y Kyoto, Japón.

Los jóvenes delegados de la Asamblea Mundial de Jóvenes de Religiones por la Paz, representando a las comunidades budistas, cristianas, hindúes, indígenas, jainistas, musulmanas, sintoístas, sij, y zoroastrianas, compartieron historias individuales y personales que hacen un llamado a la esperanza y a la acción, historias de aquellos que pudieron vencer su odio y su sed de venganza incluso después de haber perdido a sus familias y seres queridos por la violencia, historias de esperanza , al igual que, historias donde los jóvenes han tomado acciones para acabar con la violencia en sus lugares de origen.

En este clima, los jóvenes líderes representantes de las tradiciones religiosas del mundo repensaron los roles únicos de la juventud religiosa en la labor de prevención de la violencia, y desarrollaron un plan para la defensa y la abogacía multirreligiosa y la acción para promover la seguridad compartida en sus respectivas regiones y surcando las fronteras de las mismas. La Asamblea Juvenil Mundial permitió a los líderes juveniles construir redes globales, regionales y nacionales para transformar el conflicto, construir la paz y promover el desarrollo sostenible.

“…Reconocemos que como jóvenes religiosos tenemos la capacidad de vencer los desafíos que enfrentamos al optar por la esperanza. Inspirados por el espíritu indomable que vimos en Hiroshima y las experiencias de nuestros pares, nos dedicamos a desarrollar una red mundial de jóvenes religiosos…”

Hiroshima, lugar donde se realizó la Asamblea, es una ciudad de significado profundo al haber sido el espacio donde se perpetró una de los actos más violentos de la historia de la humanidad. Así, antes de iniciar la labor de examinar las causas de los conflictos violentos en el mundo, Hiroshima motivó a los jóvenes a recordar, de manera espiritual, las trágicas consecuencias de la guerra. “Dejen a todas las almas que aquí yacen descansar en paz; para que nunca la humanidad vuelva a perpetrar un hecho tan devastador como este” rezaba un ataúd de piedra en el Parque Conmemorativo por la Paz de Hiroshima.

Los resultados de las discusiones diarias de la Asamblea se han reunido en la “Declaración de Hiroshima”, adoptada como el plan de acción futuro para los líderes religiosos juveniles.

El último día de la Asamblea Juvenil, los delegados juveniles viajaron a Kyoto para presentar la Declaración de Hiroshima ante la VIII Asamblea Mundial de Religiones por la Paz, donde fue adoptada como uno de sus documentos oficiales.



I Encuentro del Equipo Ejecutivo
de la Red Juvenil Interreligiosa Latinoamericana
Buenos Aires, Argentina


En una reunión convocada por la Oficina Regional Latinoamericana y Caribeña de la Conferencia de Religiones por la Paz, se reunieron los jóvenes miembros del Equipo Ejecutivo de la Red Juvenil Interreligiosa de dicha institución, pertenecientes a diversas confesiones religiosas. En el encuentro establecieron los nuevos lineamientos y planificación para la organización con miras a los próximos 5 años.

En un espacio de diálogo abierto, los jóvenes reunidos expresaron valores compartidos que los unen como miembros de la Red Juvenil Interreligiosa. Entre ellos, la paz, la seguridad compartida, la libertad religiosa de cada individuo y el respeto a la diversidad étnica, religiosa y cultural. Estos valores compartidos, son los que movilizan a la Red a colaborar, unos con otros, como un frente común ante los problemas que afrontan los jóvenes latinoamericanos en particular y sus sociedades en general. Así, los jóvenes, expresaron su preocupación por la falta de conocimiento y reconocimiento de las distintas religiones y espiritualidades, la ausencia de apertura hacia la diversidad religiosa y cultural, la falta de conscientizacion respecto a la cultura de la violencia, la ausencia de diálogo y cooperación, la apatía y desinterés juvenil respecto a los problemas de la sociedad, la inaccesibilidad a los espacios de formación y acción en la cultura de paz y, finalmente, la discriminación y la intolerancia.

Para lograr su cometido de ser agentes de cambio y motivar a otros jóvenes a acoger este tipo de iniciativas para combatir los problemas anteriormente citados, los jóvenes del Equipo Ejecutivo de la Red, establecieron como visión el “Ser una red de jóvenes de fe que a través del dialogo respetuoso y la cooperación fomenta la cultura de paz, la transformación de conflictos y el desarrollo sostenible con presencia activa en toda América Latina y el Caribe.”

Como misión; “Somos una red de organizaciones religiosas que agrupa a jóvenes en Latinoamérica y el Caribe para promover el intercambio, la formación, el diálogo y la cooperación entre las distintas religiones. Movilizando a las juventudes de fe hacia la construcción de la paz.”

Prosiguiendo con su plan de acción, los miembros del Comité Coordinador de la Red, se comprometieron a crear redes juveniles interreligiosas a nivel de sus países, o bien, fortalecer las iniciativas de cooperación interreligiosas en países donde ya se tomó la iniciativa de conformarlos. Para lograr dicho fin se ha programado la recopilación de información sobre los contactos regionales de cada organización involucrada, con miras a promover el encuentro de líderes juveniles de organizaciones basadas en la fe a niveles nacionales. Igualmente, se establecieron como fechas centrales para las actividades en los países el 21 de septiembre y el 12 de octubre, conmemorando el “Día Internacional de Oración por la Paz” y el “Día de la Raza”, respectivamente.

Por otra parte, la Red se ha propuesto utilizar la Web como herramienta de comunicación, el futuro desarrollo de una página Web propia y la formación de una Biblioteca Virtual que incluya guías básicas de las religiones y espiritualidades de los miembros de la Red, material para el empoderamiento y liderazgo juvenil, material teológico que fundamenta el diálogo interreligioso, legislación sobre la libertad de culto en diversos países, información que compete a los temas de trabajo de la Red: desarrollo sostenible, construcción de paz y transformación de conflicto y material sobre los ODM.




I Encuentro del Comité Coordinador de la Red Juvenil Interreligiosa Latinoamericana
Buenos Aires, Argentina



Del 18 al 22 de octubre de 2007, se celebró en Buenos Aires, el I Encuentro del Comité Coordinador de la Red Juvenil Interreligiosa Latinoamericana (LAIRYN), organizado por Religiones por la Paz, con la cooperación del Equipo Ejecutivo de la LAIRYN.

Esta reunión fue precedida por la I Asamblea Juvenil Interreligiosa Latinoamericana, así como la Asamblea de la Juventud Religiosa por la Paz previa a la VIII Asamblea Mundial de Religiones por la Paz, ambas celebradas en el 2006. Este encuentro de la LAIRYN contribuyó a delinear sus objetivos, dando particular importancia al desarrollo de grupos juveniles interreligiosos nacionales y al abordaje del tema de la violencia que afecta a los jóvenes.

El encuentro reunió a más de 20 representantes de las organizaciones juveniles y estudiantiles católicas, protestantes, evangélicas, judíos, musulmanas, baha’i, indígenas y afro-descendientes de América Latina que conforman el Comité Coordinador de la LAIRYN.

Como expositores, intervinieron Ernesto Rodríguez, del CELAJU, y Ana Miranda, de FLACSO, además de representantes de organismos gubernamentales y regionales, y miembros del Consejo Latinoamericano y Caribeño de Líderes Religiosos (LACCRL).

Durante la reunión, en sesiones de diálogo y discusión, los participantes analizaron la situación de la juventud en América Latina y el papel que juega la violencia juvenil en el contexto latinoamericano. Igualmente, repasaron las ventajas de la cooperación interreligiosa frente a los desafíos regionales.
En el marco del evento se realizaron visitas a diversos lugares de culto, las cuales sirvieron para que los participantes pudieran presentar sus respectivas religiones ante los demás miembros del Comité
Coordinador de la LAIRYN. Finalmente, los asistentes del encuentro ratificaron el compromiso de trabajar para el fortalecimiento de la LAIRYN, a través de la construcción de capítulos juveniles interreligiosos nacionales en la Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Perú y Uruguay.